EL PATRIMONIO, UN MOTOR DE DESARROLLO PARA LA CIUDAD AL QUE HAY QUE ENGRASAR

El Patrimonio, un motor de desarrollo para la ciudad al que hay que engrasar.

La ciudad de Ávila lleva décadas siendo un foco de atención para el turismo patrio y, cada vez más, para el turismo internacional. La estacionalidad se va rompiendo y cualquier fin de semana, se puede ver movimiento en las demasiado solitarias calles del centro histórico. Ya nadie debería dudar que el turismo es el motor que impulsa la capital y que la posibilidad de convertirse en un foco industrial por la proximidad a Madrid, se diluye en el Puerto de los Leones.

Al turista le ofrecemos monumentos y patrimonio, gastronomía y cocina en miniatura, mucha espiritualidad y unas pinceladas de eventos. Como cualquiera de nosotros cuando hacemos turismo, vamos eligiendo aquello que es más a nuestro gusto, seleccionando lo que por interés, por tiempo y otros factores nos conviene. Por ello, la oferta debe ser amplia y con muchas posibilidades, para no defraudar a aquel que busca en Ávila un lugar de esparcimiento y está dispuesto a dejar su dinero en este intento.

Quizás los padres con niños echen en falta visitas para los más pequeños mientra que a aquellos a los que interese la historia, un Museo de la Ciudad. O indicaciones en japonés y chino por parte de los visitantes de estas nacionalidades. El turismo es una industria en evolución constante, que debe reconvertirse en función de la demanda. Y esta evolución no debe ser únicamente un asunto de los responsables políticos, todos debemos involucrarnos y aportar nuestra contribución aunque sólo sea siendo amables con el forastero y no increpándoles cuando nos hacen conducir demasiado despacio por la Ronda. También es importante que el abulense se sienta orgulloso de su ciudad, que lo muestre con cariño y que participe y organice para vitalizar la vida cultural de la urbe.

Y no nos debemos llevar a engaño con que la oferta monumental ya está cerrada: quedan palacios, conventos, rincones por adecuar, algunos en estados deplorables que deben ser recuperados y adecuados a fines útiles, con imaginación, para seguir aumentando una oferta de calidad. El patrimonio es un motor fundamental de nuestra economía y debe engrasarse continuamente.

Jorge Díaz de la Torre. Castellum S. Coop.

Anuncios

TALLER DE ARQUEOLOGÍA Y MISTERIOS DEL PATRIMONIO DE ÁVILA

Buenos días, en esta entrada del blog os vamos a dejar información sobre los talleres que impartimos a los más jóvenes, así como de las fechas de las reuniones informativas que van a tener lugar.

Cualquier duda no dudéis en poneros en contacto con nosotros.

Taller de “Arqueología y Misterios del Patrimonio de Ávila”

Taller de “Arqueología y Misterios del Patrimonio de Ávila”

Taller de “Arqueología y Misterios del Patrimonio de Ávila”

Taller de “Arqueología y Misterios del Patrimonio de Ávila”

Taller de “Arqueología y Misterios del Patrimonio de Ávila”

REUNIONES INFORMATIVAS

GASTOS

CURSO ASOCIACIÓN DE VECINOS PUERTA DEL ALCÁZAR

A lo largo del segundo trimestre de 2014 , hemos tenido el placer de impartir el curso “Misterios del Patrimonio Abulense” a un nutrido grupo de socios de la AAVV El Alcázar. La idea inicial era mostrar elementos clave del patrimonio de nuestra ciudad desde una perspectiva diferente, alejada de los estereotipos.

De forma teórica se dieron charlas sobre la Historia de la Arqueología de la capital, los descubrimientos más llamativos o cómo había evolucionado el Grande a lo largo de la Historia. Pero el grueso del curso consistió en patear el centro histórico, rodear la muralla en su perímetro exterior o visitar el Museo Provincial o los Hornos Postmedievales. Excepto algunos lugares concretos, eran sitios conocidos por todos pero se trataba de explicar su origen  o su evolución “in situ” y apreciar detalles en los que, los cientos de veces que habíamos deambulado en la Puerta del Alcázar, la fuente de la muralla, lo que podía quedar de la iglesia de San Isidro o lo cipos musulmanes que todavía restan en San Nicolás fueron “descubiertos” para sorpresa de los asistentes.

Además, nos trasladamos hasta el Dolmen de Bernuy Salinero y a la localidad de Urraca Miguel, uno de los conjuntos de arquitectura popular mejor conservados de la comarca. De vuelta, apreciamos la trayectoria y lo que resta (arquetas y fuentes) de la antigua traída de aguas que, desde los manantiales de Las Hervencias, desembocaba en varios puntos de la ciudad. Así mismo, visitamos el castro de Las Cogotas y, en Cardeñosa, el Centro de Interpretación del castro y su iglesia parroquial.

Para nosotros ha sido una experiencia enriquecedora tanto por la excelente acogida mostrada como por el factor de que el alumnado era abulense de nacimiento o de adopción y las décadas vividas en la capital, hacía que conocieran cada rincón desde una visión personal, con detalles que a nosotros se nos escapaban. Incluso, en el caso de los edificios desaparecidos, algunas personas podían hacer una descripción detallada del mismo ya que habían correteado de niños por sus dependencias o habían asistido a clase en unas aulas improvisadas allí montadas. Esos recuerdos hacen que el patrimonio se recargue de vida, que los monumentos no sean continentes vacíos de contenido sino que se pueda apreciar como han ido teniendo un uso y que han formado parte de la vida de cada persona de una forma diferente.

Jorge Díaz de la Torre. Castellum S. Coop.