EL PATRIMONIO, UN MOTOR DE DESARROLLO PARA LA CIUDAD AL QUE HAY QUE ENGRASAR

El Patrimonio, un motor de desarrollo para la ciudad al que hay que engrasar.

La ciudad de Ávila lleva décadas siendo un foco de atención para el turismo patrio y, cada vez más, para el turismo internacional. La estacionalidad se va rompiendo y cualquier fin de semana, se puede ver movimiento en las demasiado solitarias calles del centro histórico. Ya nadie debería dudar que el turismo es el motor que impulsa la capital y que la posibilidad de convertirse en un foco industrial por la proximidad a Madrid, se diluye en el Puerto de los Leones.

Al turista le ofrecemos monumentos y patrimonio, gastronomía y cocina en miniatura, mucha espiritualidad y unas pinceladas de eventos. Como cualquiera de nosotros cuando hacemos turismo, vamos eligiendo aquello que es más a nuestro gusto, seleccionando lo que por interés, por tiempo y otros factores nos conviene. Por ello, la oferta debe ser amplia y con muchas posibilidades, para no defraudar a aquel que busca en Ávila un lugar de esparcimiento y está dispuesto a dejar su dinero en este intento.

Quizás los padres con niños echen en falta visitas para los más pequeños mientra que a aquellos a los que interese la historia, un Museo de la Ciudad. O indicaciones en japonés y chino por parte de los visitantes de estas nacionalidades. El turismo es una industria en evolución constante, que debe reconvertirse en función de la demanda. Y esta evolución no debe ser únicamente un asunto de los responsables políticos, todos debemos involucrarnos y aportar nuestra contribución aunque sólo sea siendo amables con el forastero y no increpándoles cuando nos hacen conducir demasiado despacio por la Ronda. También es importante que el abulense se sienta orgulloso de su ciudad, que lo muestre con cariño y que participe y organice para vitalizar la vida cultural de la urbe.

Y no nos debemos llevar a engaño con que la oferta monumental ya está cerrada: quedan palacios, conventos, rincones por adecuar, algunos en estados deplorables que deben ser recuperados y adecuados a fines útiles, con imaginación, para seguir aumentando una oferta de calidad. El patrimonio es un motor fundamental de nuestra economía y debe engrasarse continuamente.

Jorge Díaz de la Torre. Castellum S. Coop.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s